CURIOSIDAD

01/07/2015

Soledad del tiempo en el que las sombras se confunden con fantasmas.


Inquietud del alma, en aire vivo.


Cuando las luces de la ciudad se encienden para alumbrar el camino, es cuando por ser mendigo de mi destino suspiro.


En la calma de un inquieto vacio imagino sonidos en el tiempo que recorren mi lamento lleno de vida.


Estar inspirado en el momento adecuado supone vivir con franqueza ante lo que no se sabe.


Delicioso momento en el argumento de una nota robada.


Fuente que por momentos se seca.


Solo soy un instrumento de lo desconocido, que no cree en ello, pero que lo padece.


Y un sonido despierta mi curiosidad…

SUCESO MISTERIOSO A RAIZ DE ESTE POEMA

Me acaba de pasar algo increible, 4:37 A.M.

Mirando mis recuerdos de facebook me encuentro con un poema que escribí gace 5 años, por aquél entonces no tenia el blog LOCURARTE, asi que despues de leerlo, a pesar de no estár en el mismo momento, decido escribirlo en el blog y publicarlo, de pronto el poema termina con la frase siguiente: «Y un sonido despierta mí curiosidad». Pués bien, justo en ese mismo momento mí guitarra clásica que está colocada en la pared va y suena sola, es decir, en ese mismo momento en el que ge escrito «Y un sonido despierta mi curiosidad» va y suena claramente la sexta cuerda de la guitarra, el MI. Yo he reaccionado con un… «¡Coño! ¿que ha sido esi?», y me empiezo a cuestionar ciertas cosas que tienen que ver con lo misterioso de lo acontecido, no me podía explicar cómo tras escribir esa frase de un poema de hace 5 años la sexta cuerda de la guitarra haya sonado asi ppr arte de mágia. A los pocos segundos veo una polilla revoloteando por la lampara, polilla que no estaba hasta que me ha sucedido ese momento asombroso. Entonces he deducido que la polilla, movida por vete tu a saber que fuerza misteriosa (creedme que soy muy dado a buscarle una explicación racional a todo), en su nervioso vuelo se ha golpeado contra la sexta cuerda de mí guitarra haciendola vibrar y produciendo por ello un sonido que resulta ser el MI. Ahora, que la explicación sea que una polilla ha golpeado la cuerda y que por ello se ha producido el sonido no explica el porque justo en el momento que escribo la frase «Y un sonido despierta mí curiosidad» la polilla se haya golpeado con la cuerda, y a sú vez sin duda ese sonido ha despertado mí curiosidad.

Ahí el poema, que los he tenído mejores y peores, pero que por alguna extraña razón hoy por medio de una polilla (creo yo que ha tenido que ser la polilla) mí guitarra ha sonado sola en el silencio de la noche en un momento clave.

Deja una respuesta