EL LIDER, EL HEROE, El JEFE, LA VIDA Y NOSOTROS

Es curioso, nos venden siempre la figura de quién es un líder frente a la de un jefe, que sí el líder enseña el camino y a sú vez da ejemplo, y en cambio el jefe tan sólo da ordenes y mete miedo, y aunque es cierto que hay una gran diferencia entre uno y otro, en realidad los líderes han desaparecido, no encontrarás ni rastro de ellos en la vída moderna, en la vida cotidiana, en cambio jefes los hay por todos los rincones, de hecho un individuo común sueña con no tener jefes, con ser dueño de sú propio negocio y tomar sus propias decisiones. ¿Hay alguien que quiera ser lider el cual no caiga en la más ridícula demagogia?, ¿acaso es extraña esta relación que hago?, además, este es un mundo de esclavos, de seres humanos incapaces de salir de la trampa que supone la propia vida que nos hemos montado, tan atada a hipotecas y otros asuntos económicos. ¿Y los héroes?, nos bombardean desde Hollywood con todo tipo de superheroes y llenan las ilusiones de niños y mayores con victorias en guerras que para nada se asemejan a ninguna realidad, de hecho la mayoría de esos héroes nos los muestran como personas adineradas y bellas que salvan al mundo, olvidando que los actos heróicos rara vez son conocidos por la humanidad, se esconden en pequeños actos que pudieran suceder en la sombra de un día cualquiera en la vida de alguien. Tampoco creo en la figura del héroe como aquél que salva vidas en un hospital. Nos intentan convencer de que en nuestras vidas existen momentos extraordinarios que hacen que nos sintamos orgullosos como especie y que a pesar de las mentiras somos capaces de unirnos para un bien común, pero en realidad sólo hay dos motivos por los que los seres humanos somos capaces de remar en una misma dirección, uno es el MIEDO, y el otro es LA DIVERSIÓN, es decir, sólo el miedo a la muerte nos hace reaccionar en un acto en masa solidario, y luego está el futbol o el deporte de moda de cada país. El miedo y la diversión, aunque… hay algo llamado EMPATÍA.

La mayoría somos vanidosos que creemos tener algo, pero en realidad lo único que tenémos es un espacio en el tiempo en el cual tú decides cómo vivirlo, lejos de perseguir billetes o pertenencias, lejos de ascender a un grado superior en tú trabajo, lejos de intentar impresionar a nadie que no sea por la más pura sencillez y humildad de quién logra vivir y disfrutar de las cosas más naturales que hemos perdido. Por poner un ejemplo, yo no soy ningún héroe, ni tampoco un lider, nunca pretendí serlo, de hecho pretender ser algo así te convierte de inmediato en un estupido engreído, pero hay algo que descubrí hace tiempo, y es que es precisamente tener tiempo lo que te hace ser feliz, el ser consciente de que lo estás gastando cómo realmente quieres, ser dueño del guión de tú vida y sabiendo que siempre pueden sorprenderte.

A mí hay varias cosas en la vida que me hacen feliz, mucho más que el dinero, el poder o el exito, una es poder levantarme de la cama cuando por pura naturaleza mí cuerpo sé despierte por sí mismo, así duerma 13 horas o 3, es decir, tener la posibilidad de despertar poco a poco y sin las prisas que normalmemte llevamos para ir a trabajar tras escuchar al espantoso sonido de un despertador o alarma, tener la posibilidad de empezar el día cuando tú cuerpo y tú mente libremente estén preparados, ese es uno de los placeres de la vida que me hacen feliz, el otro (hay más), el otro es todo lo contrario a dormir, y es poder gastar y apurar las horas de vida de uno o varios dias hasta qué ya no quieras continuar despierto y, finalmente caer rendido, es decir, hay días en los que uno quiere que se termine y deseas dormir, pero hay otros en los que deseas continuar despierto y en los que las 24 horas no te llegan para nada por sentirte pleno y satisfecho, dìas en los que a pesar de que se haga el día y la noche tú vas más allá y aprovechas cada segundo en la sencillez de permanecer vivo, hasta que finalmente, ya sea por cansancio o por decisión, quieras descansar placidamente sin la angustia de tener ninguna obligación al despertar, más allá de las que uno quiera tener. Por lo tanto, dormir hasta que la propia naturaleza de tú cuerpo despierte y permanecer despierto hasta que ya estés plenamente satisfecho de haber gastado tú tiempo sin tener al dìa siguiente ninguna obligación que no desees son fuente de felicidad y plenitud.

Por eso yo no soy ningún lider ní ningún héroe, sería una estupidez arrogante por mí parte, lo que sí soy es humano, e intento ser humilde, vivir con poco, aunque necesite y por qué no me guste también gastar dinero, dinero que lógicamente primero hay que ganar, pero en esta vida hay pequeños escondites, pequeñas huecos legales, formas de lograr llenarte el tiempo a tú manera y a la vez conseguir disfrutar de los placeres que se compran a base de saber vivir un poco al margen de lo establecido, digamos que hecha la ley hecha la trampa, y hay dos opciones, o la trampa te come a tí, o tú te aprovechas de ella, me refiero a que hay que ser honesto y sincero con quién merece tú corazón y tú mente, pero no hace falta ser un ingenuo confesando toda la verdad a quièn en realidad tan sólo busca en tí una mano de obra rápida y barata. Dicho de otro modo y volviendo al principio, la mayoría de las personas siguen las ordenes de sus jefes, que también es verdad que hay que valer para todo, pero la experiencia me ha demostrado que el trabajo es una cosa y tú vida otra bien distinta, excepto sí tú trabajo es por pura vocación, en ese caso tienes toda una vida para ser el héroe de tus propios sentimientos, y… luego está el amor, fuente de todo lo bueno y lo malo, capaz de mover montañas y hacer de tí la persona más feliz del mundo o la más desdichada, capaz de hacerte más debil y más fuerte, capaz de llenarte de valor y de ilusión, pero también de temores y tristeza, en cualquier caso, siempre será algo por lo que merezca la pena departir, combatir, recomenzar, apostar, compartir, e incluso fracasar.

No quedan líderes, ní tampoco héroes, tan sólo quedamos nosotros… tendrémos que arreglarnos.

Deja una respuesta